Maneras de corregir un lóbulo rasgado

Maneras de corregir un lóbulo rasgado

Los lóbulos de las orejas se rasgan por dos motivos: el uso prolongado de pendientes grandes y pesados y las ya conocidas dilataciones.  Con los años se pierde grasa y colágeno en la zona de las orejas, por lo que se termina elongando e incluso puede sufrir desgarros.

La primera técnica es la menos intrusiva y más fácil, consiste en pinchazos de ácido hialurónico o grasa autóloga. Para recurrir a este tratamiento, el daño tiene que ser parcial, si el lóbulo está abierto del todo, tendrá que recurrirse al segundo método. Este método consiste en inyecciones de acido hialurónico en la parte afectada, esto hace que se recupere la consistencia y firmeza del lóbulo. También se puede sustituir este ácido por grasa autóloga, que se consigue a través de liposucción.

La segúnda técnica es denominada luboloplastia.  Es la que se utiliza para cuando el lóbulo está abierto en dos mitades. consiste en una pequeña intervención quirúrica que se realiza con anestesia local. Es altamente eficaz y no queda cicatriz. Se tiene que retirar el fragmento de piel que conforma las paredes del orificio por dentro para luego sellarlas de nuevo con puntos de sutura.

Cerrar menú